Blog

Erótica transmutada

Erótica transmutada

El cuerpo bajo la piel es una fábrica recalentada,
y fuera el enfermo brilla,
luce por todos sus poros estallados.
Como en un paisaje de Van Gogh a mediodía

Antonin Artaud

 

Vivimos con la certeza de nuestra fragilidad: el dolor, la depresión, la enfermedad; casi a la par de la sumisión al deseo del cuerpo “ideal” para el cual existe una lengua que es extraña, acaso inútil, para ese cuerpo “real”, que termina condenado al rechazo y la burla. El goce de los sentidos sólo es posible luego del extrañamiento de lo corpóreo, de lo orgánico.

Lo erótico, en tanto experiencia, surge como resultado de una idea, que termina conciliando lo repulsivo con lo encantador; convirtiendo el cuerpo en objeto de deseo y prenda preciada de posesión; trabajando literalmente en lo epidérmico, ocultando o ignorando la esencia somática y psíquica.

La experiencia de proyectar lo orgánico y lo psíquico sobre el lienzo corpóreo, apelando a mecanismos visuales directos, posibilita una percepción sin mediación de la abstracción, y nos pone en contacto con una erótica transmutada: un obstáculo, una incomodidad para nuestra búsqueda desesperada del placer.

no images were found