Blog

Guayacán 2014

Guayacán 2014
IMG_3520-1.JPG

José Ramírez. Guayacán, Isla de Margarita

“Ya todo está hecho”, absurdo lugar común de quienes no comprenden que las obras, igual que nosotros, comparten una dimensión temporal. Más absurdo resulta ese comentario cuando la postmodernidad nos ha mostrado lo relativo de los autores y sus obras; introduciéndonos en los terrenos de las ideas, o como se mencionan en el arte, los conceptos.

La apropiación, operación artística que de cierta forma legitima a la copia, nos libera de la angustia de las influencias y nos abre un abanico de posibilidades: la interpretación, la recontextualización y la selección se convierten en operaciones artísticas valiosas.

Un horizonte, mitad agua y mitad cielo, sin presencia ni rastro humano, una máquina del tiempo que nos traslada al momento en el que el primer hombre se asomó a un acantilado y contempló el paisaje. Una oportunidad de contemplación, de meditación y abandono. Todo esto gracias al maestro Hiroshi Sugimoto que concibió este concepto y nos ha brindado más de 500 realizaciones, con la misma técnica.

Con Sugimoto en mi mente y mi corazón he intentado por años, sin éxito, duplicar su prodigio. Ahora, contemplando el mar en Guayacán parece que llegó el momento.