Blog

La vida es llevadera, basta conformarse

23rd Feb 2016 0 Comments
La vida es llevadera, basta conformarse

Viernes 19, 9:28 pm, recibo un mensaje de WhatsApp de Leo, mi hijo mayor: “Murió Umberto Eco”, alcancé a responder torpemente “¿Ahora mismo?”.

La muerte de Umberto Eco me ha dejado con una sensación de orfandad. Lo vi sólo una vez, en Milano, cuando en una feria firmaba libros y me firmó mi ejemplar de “El nombre de la Rosa”, en español. Recuerdo que lo vio, leyó la contratapa, me miró y firmó protocolarmente, con una sonrisa. Su obsesión por las traducciones, por las “varias formas de decir lo mismo”, seguramente le dieron la perspectiva para asimilar, acaso admitir, cualquier intento de traducción. Mi edición era una de esas que se hicieron luego de la versión cinematográfica, con Sean Connery en la portada; lo pienso y me sonrojo de la vergüenza.

Anoche leí “Número cero”, como quien lee una carta de un amigo que a ratos cuenta chistes malos que te hacen reír hasta dolerte la barriga: “¿Por qué nuestra escritura va de izquierda a derecha? porque, si no, las frases empezarían con un punto”.

“La vida es llevadera, basta conformarse”. Termino el libro y el único consuelo que me queda es que ahora podré iniciar la re-lectura.