Blog

Ristras de “Emociones: una lista” de Rafael López-Pedraza

21st Oct 2009 0 Comments

Me acerqué a este libro con inmensa curiosidad, por su brevedad, por su temática y por su autor. Resultó ser un feliz hallazgo de lucidez.

Partiendo de la lista de emociones que Aristóteles incluye en su Retórica, ampliada con cuatro emociones que López-Pedraza considera imprescindibles (Alegría, tristeza, resentimiento y sufrimiento), se desarrolla un análisis de las causas, consecuencias y vinculaciones de las emociones humanas. Algunas notas:

  • “Llamo depresión aquí a lo que nos ayudaría a ir logrando poco a poco la lentitud necesaria en cualquier edad […] Estos niveles de depresión son esenciales para la incubación que requiere una convalecencia de nuestros males o para conectarnos con algo tan necesario como es nuestro mundo interior”.
  • “Si la emoción catártica a la que Aristóteles se refirió proviene de una emoción reflexiva del teatro trágico, su origen es la poesía, con lo cual se afilia a la creatividad psíquica y al sueño”.
  • “Para Aristóteles, la cólera la produce el sentirse rebajado o menospreciado; mientras que la calma se concibe como lo opuesto a la cólera”.
  • “La cólera al parecer sólo se produce cuando hay una relación de mando y subordinación, como es el caso de Agamenón y Aquiles. Esto nos mueve a pensar que lo que nos expondría a un episodio de cólera es una relación asimétrica en donde el poder domina en forma abusiva”.
  • “el opuesto del desprecio, origen de la cólera, es el reconocimiento”.
  • “En la satisfacción alcanzo a ver una sensación de plenitud que puede resultar en parálisis y, en lo que a mi se refiere, me horroriza pensar que algún día llegaré a estar satisfecho de mi mismo, pues tal cosa me está diciendo que me faltaría lo que para mí es lo más preciado en el vivir: el constante movimiento psíquico que nos acompaña hasta la muerte”.
  • “[para] quien no acepta su realidad tal cual es, todo en él se reduce a lo que podría ser y no es”.
  • “Vergüenza es una emoción inhibidora basada en la sensibilidad de la imagen de uno mismo y en su protección […] es el polo opuesto del orgullo”.
  • “La envidia se considera un rasgo de inferioridad y pobreza psíquica […] es una emoción en toda vida humana acerca de la cual nada bueno puede decirse”.
  • “Los griegos daban mayor importancia a la provocación de la envidia que al envidiar los bienes de otros.
  • “Miedo es una suerte de padecimiento o perturbación derivada de una impresión de un mal futuro, destructivo y doloroso […] reconocer el miedo es muy importante e indica consciencia […] no sentir miedo [nunca] sería no tomar en cuenta la realidad, lo cual es igual a estar loco”.
  • “Uno siente gratitud cuando es reconocido […] la gratitud siempre quedará en la memoria emocional”.
  • “Eros [la emoción de posesión], como el gran creador del universo, nos permite ver la relación humana entre hombr y mujer como una fuerza creadora primordial […] Con el cristianismo y su represión del mundo irracional de las emociones, la emoción erótica se reprimió”.
  • “Sin duda el odio es una emoción tan fuerte y ajena a nuestro vivir diario que es muy difícil discutirla [… es] proyección de sombra […] es un deseo de que algo malo le suceda a otro progresiva y continuamente”.
  • “La pena es una emoción cognitiva y de carácter social que refiere a la distancia entre quien siente la emoción y el sujeto que la produce […] con la aparición de esa emoción se rompe mla simetría y no es posible reflexión alguna”.
  • “Los celos son de una irracionalidad tan fuerte que el yo consciente no puede controlarlos […] se me hace que es la emoción que más abre las puertas del inconsciente”.
  • “El duelo y la condolencia son quizás las emociones más profundas que se dan en el alma humana y las que más enriquecen nuestra memoria emocional […] el olvido no es necesariamente más fácil que el recuerdo”.
  • “la alegría es una emoción muy íntima, cuyo suceder es efímero […] es inefable”.
  • “[el resentimiento produce una] parálisis psíquica a veces fuertemente psicótica […] cuyo lema es: de no haber sido así, mi vida sería otra”.
  • “El sufrir para mí es una emoción esencial y básica. Siento que el sufrir es la función por excelencia de nuestra psique”.
  • “Para mí compasión significa estar y conectarse psíquicamente con la emoción o enfermedad del otro”.