Blog

Una mirada que vea sin ser vista

Una mirada que vea sin ser vista

“La vigilancia debe ser una mirada que vea sin ser vista”

Michel Foucault

 La vigilancia es un mecanismo fundamental de control; control personal o control social. Se vigila para saber quién hizo algo, para saber cuándo lo hizo; pero también se vigila para que, al vigilado estar consciente de la vigilancia, ejerza un mecanismo de auto-control y se inhiba de actuar.

El panóptico, concebido como prisión perfecta por Jeremy Bentham, se basaba en la invisibilidad del vigilante y, a la vez, en la vigilancia perfecta desde un único punto. Los mecanismo de vigilancia modernos, basados en cámaras y sensores, asumieron inicialmente estos principios, hasta que la legislación obligó a los vigilantes a anunciarse con el tradicional “por su seguridad”.

El ensayo fotográfico publicado en la edición 21 de Revista OJO explora 3 tiempos en la vigilancia: la vigilancia pública (serie “Por su seguridad” de José Ramírez), la angustia de ser vigilado (serie “El hueco” de Anne Louyot) y el uso de la vigilancia en sentido opuesto, para mostrarse al vigilante (serie “View Box” de Mary Urrutia).

José Ramírez pone el foco, literalmente, sobre la ubicuidad de las cámaras de vigilancia en nuestros entornos de trabajo y diversión. La cámara, ese ojo que nos ve desde arriba, se ha integrado a la fuerza en una estética que no fue concebida para ella. Un poste con una cámara interrumpiendo la vista a la playa es acaso el ejemplo más contundente de la vigilancia maniática.

La sensación de estar siendo vigilados la explora Anne Louyot en una serie de auto-retratos en los que una imperfección del techo, un leve cambio de color no notado anteriormente, dispara la sospecha. En este caso la “certeza” de la vigilancia secreta nos angustia y nos paraliza.

Mary Urrutia voltea los términos. El vigilante, su presencia invisible, genera en el vigilado una necesidad de expresión, una erótica de la vigilancia, un giro de tuerca adicional en el vouyerismo. La acción de la vigilancia se traslada a la acción del mostrarse, como lo vemos en las auto-fotos y auto-videos que atiborran las redes sociales.

Exploramos una vigilancia que, a diferencia de Foucault, no deriva de una pena o un castigo; sino en un perverso intento de control social, amparado en el beneficio común, “por su seguridad”.

Screen Shot 2013-08-11 at 17.32.52 Screen Shot 2013-08-11 at 17.33.11

 

http://revistaojo.com/revista.html